Publicidad poco convencional, publicidad para millenials

Hay una generación que viene pisando fuerte, una generación a la que se le ha de prestar atención porque son los consumidores del futuro, son los llamados millenials, aquellos que son los jóvenes de hoy, mañana serán los adultos consumidores, por esos es importante conocerlos para saber cómo conquistarlos. Hoy hablamos de publicidad poco convencional o no tradicional porque nos enfrentamos a una generación que maneja las nuevas tecnologías, consume por internet y son mentes inquietas.

Para conquistar a los millenials hay que acudir a los canales poco convencionales de publicidad, porque estos jóvenes no consumen como lo haría la mayoría de personas, sus gustos son muy influenciables pero siempre y cuando se toquen las teclas adecuadas. Un buen experto de marketing querría conocer primero el perfil del consumidor para luego saber cómo venderle y lo cierto es que los millenials no son fáciles de sorprender, así que las mejores herramientas son pocas para conseguir convencerlos a la hora de consumir.

millenialsEn este sentido, los millenials tienen que sentir algún tipo de conexión con el producto, en cierto modo han de sentirse ligados a la marca o al producto, tienen que servirle para crear experiencias. Teniendo esa idea en mente debemos pasar a la siguiente cuestión y es que los millenials necesitan que la marca tenga un respaldo que demuestre que esta se preocupa por las mismas cuestiones que se preocupan ellos mismos. El medio ambiente, cuestiones sociales, o cuestiones de moda tienen gran relevancia para los millenials. Estos jóvenes necesitan sentirse bien con lo que consumen y no solo consumir por necesidad, por lo que aquellos que los consigan atraer por sus propias vías de comunicación los habrán ganado.

Redes sociales, internet, nuevas tecnologías, son algunas de las claves que se habrán de tener en cuenta para conseguir conectar y convencer a los millenials. ¿Y quién viene detrás? Una generación que quizás haga más ruido que esta de los millenials por lo que ser conscientes de a quién vendemos quizás sea lo que concrete el éxito o el fracaso.