Intolerancias alimentarias, comunes y molestas también navidades

intoleranciasLas intolerancias alimentarias son cada vez más comunes, son muchas las personas que sufren síntomas parecidos a la alergia cuando ingieren ciertos alimentos. En muchas ocasiones se presentan como simples molestias, aunque dependiendo del grado de intolerancia estas molestias se complican y pueden aparecer náuseas, diarreas o incluso dolores abdominales. En estas navidades, cuando nuestras mesas se llenan de comida y de diferentes platos, hay quienes se sienten retraídos a comer con libertad, principalmente por estas intolerancias. En este sentido son los especialistas en dietética y nutrición los que nos pueden aconsejar sobre qué comer y qué no comer o qué alimentos evitar según nuestras intolerancias.

¿Sabes qué intolerancias son más comunes a día de hoy? Una que todos oímos día a día en diversos anuncios de yogurets, leche o queso es la intolerancia a la lactosa. Nuestro cuerpo no es capaz de asimilar la lactosa, por lo que síntomas de incomodidad o distensión abdominal pueden aparecer. Evitar los alimentos lácteos es relativamente fácil y en ocasiones esta intolerancia puede ser pasajera y desaparecer después de un tiempo sin ingerir ningún tipo de alimento con lactosa.

La intolerancia al gluten es conocida por muchos la enfermedad celíaca que en muchos casos cuando el grado de intolerancia es muy alto puede complicarse de sobremanera. La intolerancia al gluten es difícil de controlar porque son muchos los alimentos que sin saberlo tienen la llamada glucoproteína que afecta al intestino delgado de mucha personas. Alimentos tan comunes como el pan o la pasta están hechos con esta glucoproteína, por lo que gran parte de nuestra alimentación se puede ver afectada.

Ahí es donde el papel de nutricionistas y dietistas entran en juego para aconsejar y ofrecer alternativas a quienes sufren intolerancias severas. Estar atentos a nuestra dieta no solo significa comer alimentos saludables, cada alimento puede afectar de manera distinta a una persona u otra, por lo que conocer qué podemos y no podemos comer puede ser la clave del bienestar incluso en estas navidades.