Dieta saludable para perder peso

¿Quieres perder peso y no sabes bien cómo proceder para asegurar tu adelgazamiento? Antes que nada, lo primero que debes considerar es que la única manera recomendable para perder peso es llevar a cabo una dieta saludable. Además de ello, realizar ejercicio físico será el complemento indispensable para que tu cuerpo y tu organismo puedan adaptarse a cualquier proceso de pérdida de peso de la forma más sana y segura, por lo que debes programarte para cuidar tanto tus hábitos alimentarios como tu actividad física, obteniendo los mejores resultados.

El mito de la dieta milagro

Seguro que alguna vez te has planteado hacer una dieta milagro, sin saber bien lo que significa. Al respecto, ten en cuenta que no existe un milagro para producir tu adelgazamiento, de forma rápida, sin que ello te pase factura negativamente. La típica dieta para perder peso rápido no es saludable, porque ralentiza el funcionamiento del organismo, y además provoca que los kilos puedan volver de forma brusca, meses después, en cuanto se abandone el hábito que, en ningún caso, resulta sano.

Las dietas milagro no existen; normalmente, este tipo de iniciativas se toman restringiendo un solo alimento de la dieta habitual, como puede ser el caso de los hidratos de carbono, tan temidos. Sin embargo, esta decisión es completamente perjudicial, pues el alimento del que decidas prescindir va a contener nutrientes que son necesarios para tu organismo, por lo que no conviene iniciar una dieta milagro a la ligera. La decisión más sensata es comenzar tu dieta llevada a cabo por una persona especializada profesionalmente en Nutrición.

dieta saludable

dieta saludable

Dietas para adelgazar gratuitas

Si lo que necesitas es perder unos kilos de más, porque pronto llegará el verano, o porque tengas algún evento importante (como el día de tu boda), porque le conviene a tu salud debido a tus últimos resultados médicos, o simplemente, porque no te queden ya bien algunas prendas de vestir que antes utilizabas, puedes comenzar distintos tipos de dietas que incluyan todos los nutrientes que tu cuerpo necesita, sin coste económico de asesoramiento profesional.

En este caso, tú mismo/a debes ponerte a régimen, de forma sensata y equilibrada, teniendo en cuenta que no requieres un tratamiento nutricional específico que deba ser considerado de forma médica. Las recomendaciones de quienes tienen experiencia en la materia son las siguientes:

Desayunar todos los días: Es conveniente que comas algo al levantarse, aunque no sea un gran desayuno; siempre puedes dejar otra parte para media mañana, pero tu organismo debe comenzar a funcionar con digestiones desde primera hora. Una buena idea, para comenzar el día, puede ser leche con cereales integrales o copos de avena.

Distribuir los alimentos en cada plato de forma coherente: Tanto en los almuerzos como en las cenas es necesario que tus platos de comida contengan la proporción pertinente de cada tipo de alimento, (verdura, proteínas, hidratos de carbono, grasas saludables, fruta…). En el caso de los hidratos de carbono, debes consumirlos en menor cantidad y siempre es preferible que los comas integrales.

Comer cada tres o cuatro horas: Llegar con hambre a las comidas y a las cenas es ventajoso, pues podrías optar por abarcar alimentos poco saludables. Lo ideal es que, a parte de desayunar, añadas los alimentos adecuados a tu dieta a media mañana y también por la tarde, a modo de merienda. Además, no es bueno que te saltes ninguna comida del día.

Limitar las grasas y elegir bien los alimentos: La cantidad de grasa, como la del aceite oliva, los embutidos o las carnes procesadas, debe ser controlada. Por el contrario, puedes sustituirlas por grasas saludables como las que contienen el aguacate, los frutos secos o el pescado azul. La carne roja es mejor que la consumas una sola vez a la semana y que, como alternativa, elijas carnes magras como el pollo o el pavo. También debes consumir pescado, al menos, una vez en semana.

Éstas son algunas de las recomendaciones más favorables que dan buenos resultados para adelgazar, programando dietas que no te supondrán ningún coste, pero también conviene beber un litro y medio de agua al día, evitar el alcohol y los refrescos, emplear cocciones sencillas y descansar, al menos, entre 7 y 9 horas diarias.

A partir de aquí, las dietas para adelgazar que decidas llevar a cabo pueden seguir estos patrones para que tu peso no disminuya de manera irresponsable.

Menú semanal para adelgazar 5 kilos

La paciencia y los buenos hábitos alimenticios son dos pilares básicos que debes seguir para adelgazar los primeros cinco kilos de tu dieta. Considerándolo, puedes aplicar el siguiente ejemplo de menú semanal, que, acompañado de ejercicio físico y un buen descanso, te ayudará a conseguir tus objetivos:

ALMUERZO

Lunes: Brócoli, salmón con patatas y piña

Te puede interesar: Becas MEC

Martes: Ensalada con lentejas, lechuga, pepino, zanahoria y yogur.

Miércoles: Acelgas, lenguado a la plancha con champiñones y naranja.

Jueves: Ensalada de verduras, macarrones con tomate natural y carne picada magra. Yogur.

Viernes: Judías verdes con patata, pechuga de pollo a la plancha y pera.

Sábado: Ensalada de tomate y cebolla, sepia con verduras y patata. Yogur.

Domingo: Espinacas con garbanzos y huevo, ensalada y fresas.

CENA

Lunes: Tomate con espinacas, tortilla y yogur.

Martes: Puré de calabacín y cebolla, merluza con boniato y sandía.

Miércoles: Sopa de fideos, tortilla con alcachofas. Yogur.

Jueves: Ensalada de tomate, cebolla, garbanzos, maíz, queso fresco y garbanzos. Yogur.

Viernes: Puré de calabacín y cebolla, rape con cuscus y fresas.

Sábado: Judías verdes con zanahoria, revuelto de espárragos con huevo, pan integral y piña.

Domingo: Ensalada verde, pechuga de pollo con arroz integral y yogur.