Valor nutricional del plátano

El plátano es una de las frutas que más beneficios para la salud aportan, por la condición tan completa de su valor nutricional.

La riqueza en minerales y vitaminas que posee el plátano, así como sus óptimos niveles de L-triptófano y de potasio, así como su riqueza en antioxidantes, entre otras ventajas, hacen que esta fruta disponga de un valor nutricional muy beneficioso para aspectos tan importantes como la prevención de cáncer, regulación de trastornos de ánimo, protección del corazón, apoyo para deportistas, defensa natural contra las bacterias, creación de efecto antiinflamatorio e incluso aumento de sensación de saciedad, que repercute en un apoyo para la regulación del peso corporal.

plátano

plátano

El valor nutricional del plátano, que proporciona toda esta serie de beneficios, cuenta con 90 calorías por unidad, que equivalen a lo aportado por una manzana grande o un racimo de uvas. Al ser una fruta con más azúcar de lo normal, el consumo de un plátano supone dos raciones de carbohidratos; en este sentido, conviene saber que las personas con diabetes lo deben ingerir al margen de las ccomidas principales. Otra característica del valor nutricional del plátano es su riqueza en fibra soluble, lo que permite una regularización del tránsito intestinal, ayudando a evitar el estreñimiento y resulta eficaz para controlar los niveles de colesterol, así como varios tipos de reumatismos y gota.

El plátano contiene un importante volumen de magnesio y potasio. Ambos minerales influyen en la relajación muscular y el funcionamiento cardiaco, además de ser beneficiosos para mantener el equilibrio de los líquidos corporales. Así mismo, el valor nutricional del plátano ayuda a la regulación de la tensión arterial.

Estos beneficios, a su vez, hacen que personas que padecen estrés, hipertensión, úlceras digestivas, mala circulación o algún problema cardiaco, tengan por recomendación incluir el plátano habitualmente en su dieta, debido al valor nutricional positivo de esta fruta.

Concretamente, los/las deportistas, recurren en muchos casos a comer plátano, dado que se trata de una fruta que les ayuda a recuperar energías y minerales, tras realizar un entrenamiento o haber practicado cualquier tipo de deporte. No obstante, el plátano no contiene proteinas, por lo que en estos casos es conveniente combinarlo con algún otro alimento que sí las contenga, para que estos alimentos formen parte de una adecuada nutrición deportiva. De igual manera, el plátano es pobre en lípidos.

Te puede interesar: Becas MEC

El principal componente del plátano es el agua y también tiene un alto contenido en hidratos de carbono. Las vitaminas que más fácilmente se encuentran en el plátano son del tipo A y B, como las vitaminas: B2, B3 y B6, además de contener ácido fólico. La vitamina C se encuentra en menor medida y la vitamina E apenas se aprecia en el plátano.

Para favorecer la digestión es recomendable el plátano maduro, que ayuda a erradicar patologías gastrointestinales como la diarrea.

¿Cuánto almidón tiene el plátano?

Una de las preguntas más frecuentes para quienes tienen interés por conocer más sobre el valor nutricional del plátano, es saber cuánto almidón tiene esta fruta.

Al respecto, cabe destacar que hay una diferencia relevante entre el plátano verde y el plátano maduro; la mayor parte de un plátano verde está formada por almidón, pero esta fruta madura sólo contiene un 9%, siendo el 90% restante sacarosa. La diferencia nutricional, por tanto, varía según el caso en cuanto a contenido de almidón.

¿Qué diferencia hay entre un plátano y una banana?

Es común pensar que, entre el plátano y la banana, una fruta es más madura que otra; esta creencia no es real. Un plátano de una banana se diferencia tanto en el tamaño como en la textura y color, pero también se distinguen entre ambas frutas los nutrientes que las componen.

El plátano y la banana proceden de la familia de las musáceas. Mientras que la banana es más grande, de mayor peso y más larga, la forma del plátano es más curva y su diámetro es más reducido, además de tener un olor más intenso.

En cuanto a valor nutricional, el plátano dispone de menos almidón y más azúcares que la banana, por lo que su sabor es más dulce. Además, el plátano contiene una cantidad de hierro, magnesio, zinc y cobre, inferior a la banana, pero, en cambio, ésta contiene menos potasio que el plátano.