Seleccionar página

La etapa infantil se caracteriza por suponer una etapa donde los niños y niñas tienen necesidades particulares, es decir, totalmente distintas a las necesidades que podrían tener durante cualquier otra etapa educativa. Una d estas necesidades está relacionada con el sueño y por tanto con el hecho de que nuestros años en ocasiones hayan de dormir en la guardería. Hoy os damos algunas claves a cerca de la siesta en la guardería.

En muchas guarderías o centros infantiles se promueve la rutina de la siesta. Hay ciertos padres que se muestran reticentes a que sus hijos sigan esta rutina, pero en realidad has de saber que esta rutina en muchas ocasiones es necesaria porque los pequeños de la casa se cansan más que los adultos, es decir, han de dormir más horas que los mayores, de ahí que la siesta sea un descanso más que merecido cuando han pasado un largo día en la guardería. Ese descanso en la hora de la siesta ya no supondrá simplemente un descanso sin más, sino que se tratará incluso de dar respuesta a una necesidad fisiológica por parte de nuestros hijos a la hora de descansar.

siestaA través de la siesta en la guardería, conseguimos que los niños estén descansados tras haber jugado durante toda la mañana. Es una rutina muy conveniente, ya que los beneficios son muchos. Los niños no solo necesitan energía para jugar, sino también para realizar tantas otras actividades, por ejemplo, el simple hecho de comer cansado o no, hará que los pequeños puedan hacerlo de manera más consciente y aprendan las rutinas de cada momento.

Además, aunque pueda parecer algo ilógico realizar la siesta con sus compañeros en la guardería tiene grandes ventajas. Imagina que si todos los niños duermen juntos conseguiremos que quienes no han tenido la experiencia de dormir por primera vez en la guardería, lo podrán hacer simplemente por imitación, ya que el ambiente donde se sumerjan será totalmente relajado y oportuno para su descanso.

×