Tiempo de lectura: 3 minutos

La leche materna tiene la particularidad de reforzar el sistema inmunológico de los bebés. Esto es debido a sus anticuerpos protectores contra enfermedades como la gripe, algunas alergias y la diarrea, entre otras.

Desde el nacimiento hasta el año de vida, sustentar al bebé con leche materna le supone una alimentación completa, pues cubre todas sus necesidades nutricionales.

En todo el período de lactancia, la leche pasa por diferentes fases que influyen asimismo en el desarrollo infantil. En este post vamos a ver cuáles son los tipos de leche materna, y te explicamos detalles interesantes sobre este potente alimento.

¿Qué tipos de leche materna hay?

  • Precalostro: También conocido como leche de pretérmino. Se trata de la secreción producida por el tejido del pecho, en aquellos casos que un parto tiene lugar antes de la semana 37. Su contenido en lactosa es menor que el que contiene la leche madura.
  • Calostro: Es la leche correspondiente a los primeros días de vida de un bebé. Puede parecer poca, al no ser abundante la cantidad producida. Sin embargo, es suficiente para alimentar bien al recién nacido, puesto que el tamaño de su estómago es aún muy pequeño. Su aspecto es amarillento y es muy importante para desarrollar el sistema inmunitario del bebé. Igualmente, facilita mucho su tránsito intestinal.
  • Leche de transición: Se produce a los dos o tres días del parto, tras el calostro. Es más espesa que la leche madura, con un aspecto más blanco y líquido que el calostro. Se caracteriza por mantener duras las mamas, ya que se genera en mayor abundancia de la necesaria para los bebés. Ante ello, se recomienda extraer alguna cantidad, previamente a las tomas, para que el recién nacido agarre bien el pecho.
  • Leche madura: Esta es la que perdura hasta que se quita definitivamente el pecho al bebé, para alimentarle, en el proceso de destete. Es producida a partir de los quince o veinte días del nacimiento. A lo largo del primer semestre, lo normal es que se genere en cantidades de entre 700 y 900 ml diarios.

¿Qué nutrientes contiene la leche materna?

En el caso del precalostro, los nutrientes que destacan en la leche son: vitaminas, minerales, proteínas, aminoácidos, sodio y grasas. Por su parte, el calostro contiene gran cantidad de proteínas, vitaminas y minerales.

En cuanto a la leche madura el contenido proteico es bajo, presentando una alta cantidad de lactosa entre sus carbohidratos. Su contenido en grasas difiere de menor a mayor, de la primera a la última toma. Las vitaminas que destacan son: A, K y E, aunque si la madre es vegana puede darse una carencia de vitamina B12, que requiera un suplemento.

Asimismo, en la leche madura materna destacan minerales como el calcio, el potasio, el fósforo, el magnesio, el zinc y el hierro. Este último en menor cantidad, pero fácilmente absorbible.

A través de los estudios de Técnico Superior en Dietética, se puede profundizar en el mejor modo de alimentación, para tratarlo a nivel profesional, desde la etapa neonatal y a lo largo del resto de la vida.

¿Cuánto dura la leche materna?

A partir del primer mes, desde el nacimiento, se reduce la cantidad de leche madura en el cuerpo de la madre. Esta regulación queda adaptada a las necesidades nutricionales del bebé.

La producción de leche se mantiene mientras hay una extracción regular de leche de los senos. En caso de no liberarse leche en plena lactancia materna, su producción queda disminuida o detenida.

Si se extrae la leche para mantenerla a temperatura ambiente, su período de duración es de entre seis y ocho horas. Eso sí, dicha temperatura no deb exceder los 25 ºC.

En caso de querer mantenerla en la nevera, el máximo de tiempo que dura es de tres días, a una temperatura igual o menor a 4 ºC. Si se opta por conservarla en el congelador, su duración puede ser de entre seis y doce meses, a menos de 19 ºC.

A continuación, te facilitamos un vídeo en el que vas a poder obtener una información detallada sobre los tipos de leche materna.