Seleccionar página

Los estudios psicológicos y de expertos educativos al respecto son realmente contradictorios entre sí. Hay quienes afirman que lo oportuno es dejar llorar a los niños para que aprendan gestionar sus propias emociones, pero hay quienes afirmar que no resulta oportuno dejar llorar a los niños hasta el agotamiento porque esto puede provocarles problemas a largo plazo, por eso hoy nos preguntamos ¿se debe dejar llorar a los niños?

En cierto modo y a este respecto, lo más oportuno sería tomar un punto intermedio como respuesta. Aunque se dice que no se debe consolar a los niños cuando se ponen a llorar, tampoco podemos pretender ignorarlos, porque aunque son pequeños hemos de darles las herramientas para que puedan salir de ese momento de angustia y entiendan que no llorar en ciertos momentos no es la solución.

Ahora bien, tampoco podemos acudir desde el primer minuto a ellos y no dejarlos que se den cuenta de qué está ocurriendo, porque en cierto modo llorar también es una necesidad y en ciertos momentos se han de reconfortar por sí mismos y que el llorar es una situación que se puede presentar con normalidad. Pero el llorar tiene que ver también con el apego, por lo que si el niño en un determinado momento llora y se ve reconfortado podrá desarrollar un mayor apego con sus padres y por tanto podrá relacionarse de mejor manera con quienes lo rodean.

llorandoNo podemos olvidar, que llorar para los niños es la acción que les permite comunicarse con nosotros los adultos. Cuando los bebes lloran, lo hacen porque necesitan algo, es su manera de indicarnos una necesidad, por lo que obviarlos no debería ser una opción. Como decimos, el mejor punto de partida es un punto intermedio, ni acudir desde el primer momento ni obviarlos totalmente. Una vez conozcamos sus necesidades y la manera de reaccionar que tienen ante las cosas, podremos entender qué necesitan de nosotros a través de su llanto.

×