Pirámide nutricional

La pirámide nutricional es un reconocido método de clasificación, por el cual se establecen los alimentos que deben incluirse en la dieta diaria y aquellos que se recomienda consumir de forma ocasional.

¿Qué alimentos están en la pirámide alimenticia?

Son cuatro los niveles de una pirámide nutricional; la base de ésta está constituida por los alimentos que, sí o sí, han de estar presentes en la dieta del día a día. La escala de niveles se distribuye de la siguiente manera:

Nivel 1: Es considerado como el nivel del buen comer. En este grupo están presentes alimentos como los cereales, la pasta, el arroz, las harinas y el pan, entre otros. Estos alimentos son ricos en hidratos de carbono y se recomienda consumirlos en su versión integral.

Nivel 2: Considera alimentos como las frutas y las verduras, cuya recomendación es consumirlas, al menos, en cinco raciones diarias. El propósito de este segundo nivel en la pirámide nutricional es que los alimentos sean ricos en vitaminas, minerales y fibra.

Nivel 3: En este nivel se establece, por un lado, la leche y sus derivados como alimentos importantes, y por otro, las carnes de todo tipo, el pescado o el marisco, las legumbres, los frutos secos y los huevos. Estos alimentos son ricos en proteínas, aunque también incluyen minerales necesarios como el calcio y el hierro. Son dos o tres las raciones de este grupo que se recomiendan consumir a diario.

Nivel 4: Los alimentos que deben consumirse de forma ocasional son los que componen este cuarto grupo, como culmen de la pirámide nutricional, dado que su ingesta requiere mayor moderación, por su pobre aportación de nutrientes y el vacío de sus calorías. Ejemplo de éstos se encuentran en la repostería, los refrescos con azúcar o gaseosos, las grasas y los dulces.

Estas cuatro fases de una pirámide nutricional son tenidas en cuenta en la elaboración de dietas, para cada persona que las requiera, dependiendo de sus necesidades nutricionales, como es el caso de las llevadas a cabo en el ámbito de la nutrición deportiva.

Te puede interesar: Becas MEC

Las personas expertas en nutrición, medicina alimentaria y dietética, son quienes pueden recomendar, a nivel profesional, de qué manera es mejor distribuir cada alimento y cantidad en las personas, siguiendo las pautas básicas de la pirámide nutricional. Esta clasificación, además, dispone de diferentes versiones que se han ido adaptando a la alimentación de niños y niñas, personas veganas y otros casos que demandan una atención especializada para que la alimentación y aporte de nutrientes sean los adecuados.

imagen de alimentos

imagen de alimentos

¿Qué es el óvalo nutricional?

Para aquellas personas que se preguntan qué es el óvalo nutricional, es necesario saber que este concepto hace referencia a una representación gráfica de alimentación equilibrada y saludable, que públicamente propone la Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistas Dietistas (AADyND).

Como tal, el óvalo nutricional reemplaza en Argentina a la tradicional clasificación de pirámide nutricional. Este gráfico también representa la variedad alimentaria que se recomienda consumir a diario, y se calcula en base a las costumbres nutricionales del país, así como a la reconocida disponibilidad de los alimentos en éste por la población argentina.

Desde el año 2000, el óvalo nutricional presenta un nuevo concepto de entender la alimentación, poniendo el agua como un elemento base de vida, que rodea a todo el proceso alimentario.

En cualquier caso, las semejanzas entre el óvalo nutricional y la pirámide nutricional, son evidentes, pues ambas clasificaciones están sustentadas por pilares comunes e imprescindibles para la adecuada alimentación.

¿Cuál es el alimento con más nutrientes?

No sería correcto asegurar que se estime un solo alimento con más nutrientes, por encima de todos los demás, dada la gran variedad nutricional existente. Sin embargo, hay una serie de alimentos que se consideran más populares por disponer de esta característica; entre éstos, destacan, principalmente: los huevos, las sardinas, el salmón, la caballa, las espinacas, las berzas, el brócoli, las algas, el ajo, los moluscos, el marisco, el hígado, los riñones y el cacao.

Evidentemente, todos estos alimentos es positivo incluirlos, indispensablemente, en la pirámide nutricional del consumo alimentario humano.