Paseos y excursiones, precauciones que se deben tomar

Los paseos y las excursiones con niños en etapas de edades infantiles son un complemento a su educación muy positivo, puesto que su percepción del mundo puede cambiar, y pueden experimentar por ellos mismos, todo eso que solo se considera que está al otro lado de la ventana o en los cuentos. Todos recordamos con cariño esos paseos o esas excursiones que hacíamos con nuestros maestros o cuidadores, por eso hoy vamos a hablar de qué precauciones es importante tener cuenta cuando se realiza una excursión con niños y qué técnicas resultan más idóneas.

Una de las actividades más populares son los paseos por la naturaleza con los niños. Son divertidos tanto para ellos como para los adultos y es una excelente oportunidad para aprender de manera directa sobre el medio natural. Por supuesto ese día necesitamos la colaboración de los padres porque han de vestirlos acordes al tipo de actividad que se realizará, por lo que es importante informarles sobre la salida que se hará del recinto escolar y qué necesitarán.

Los educadores debemos tener en cuenta que los niños no tienen por qué tener la experiencia suficiente para andar por la naturaleza, por lo que deberemos de adaptar nuestro ritmo a sus capacidades. Además es importante que durante la excursión siempre haya un adulto, sea un cuidador o un padre que colabore tanto delante de la excursión como detrás, para evitar así que cualquier niño se quede rezagado y se pierda del grupo.

Hay técnicas como la utilización de una cuerda que guíe a los niños durante el camino que mantenga un educador al principio y otro al final para que estos vayan agarrados o se mantengan cerca de ella. También se puede acudir a la conocida técnica de ir por parejas, o incluso hacer grupos numerados.

En cualquier caso, una salida a la naturaleza puede ser una experiencia inolvidable para los pequeños, por lo que ahora que llega el buen tiempo y la primavera es interesante que ellos descubran por sí mismos que hay ahí fuera.