Seleccionar página

Los hábitos saludables relacionados con la comida, se ha demostrado, que se adquieren desde muy pequeños. La capacidad de reconocer la comida saludable y sobre todo de interiorizar rutinas alimentarias sanas es mucho mayor cuando los niños empiezan desde pequeños. De ahí que sean tan interesantes iniciativas con campamentos de verano donde se les enseñe a cocinar o actividades en los comedores infantiles donde se haga hincapié en la importancia de mantener una dieta equilibrada.

¿Qué hábitos y conocimientos de dietética se le pueden enseñar a los niños?

Muchos os estaréis preguntando qué conocimientos sobre nutrición y dietética se le pueden transmitir a los niños y niñas. Es cierto que los expertos en dietética no son docentes, pero utilizando el sentido común y buscando la diversión de los niños, se pueden crear actividades donde los niños se familiaricen con los alimentos, los vean en su estado antes de ser cocinados. Además, se pueden proponer actividades donde los niños conozcan las frutas y verduras por cada estación del año.
De esta manera, se puede conseguir que la hora de la comida y la cena no sea un suplicio para pequeños y mayores, sino que se trate de una actividad donde disfrutar y entender que es importante mantener unas rutinas saludables, porque nuestra alimentación en nuestra fuente de energía. Hacer divertida la rutina de la comida es muy importante para la salud de los pequeños.
Dentro de la configuración de los menús de los comedores infantiles, normalmente trabajan expertos en dietética, los cuales sin duda podrían tener un papel más activo al entrar en contacto con los niños y niñas explicándoles y haciéndoles llegar el porqué de que los alimentos se vayan alternando y por qué es importante tener una dieta completa. Con la ayuda de docentes y por supuesto con la colaboración de las familias se podría conseguir que los pequeños adquiriesen hábitos saludables desde bien pequeños, pudiendo ser ejemplo incluso para mayores.

×