En navidad, más que nunca: Marketing emocional

¿En qué deberían apostar las campañas de las marcas en navidad? Sin duda en las emociones, esto es algo que los expertos en marketing han estado haciendo toda esta campaña de navidad y nosotros hemos podido ser testigos de ello cuando se nos intenta seducir a través de las emociones más que a través del producto.

el marketing emocional en navidad

La evolución de las estrategias de mercado nos ha llevado a que las campañas de marketing se centrasen en saber qué necesitábamos para satisfacer esas necesidades, para que posteriormente en un momento dado simplemente se nos sedujese a través de las sensaciones y emociones. Las experiencias y el poder vivir emociones a través de los productos es lo que ahora nos importa realmente.

El marketing emocional nos ha llegado a nosotros los consumidores cuando se pretende movilizar a la gente a través de sus sentimientos. Las marcas deben conectar con nuestros valores para que nos sintamos atraídos por ellas. Así, si los expertos en marketing quieren encajar con un determinado grupo de personas, es decir, con su target, tienen que intentar conocer sus intereses, sus valores e inquietudes y mostrar que su marca es lo que ellos esperan poder vivir y sentir.

La publicidad emocional juega entonces con nuestras motivaciones, porque la herramienta para comunicarse con nosotros es poder tener una estrategia de comunicación con la que no solo veamos las ventajas de ese producto (que por similitud en el mercado tantos otros productos podrán tenerlas) sino que además sepamos lo que podremos sentir.

¿Cuántos anuncios nos hablan de las experiencias de otros cuando nos hablan de un producto? Infinidad y estas navidades aún más, porque las aspiraciones, los deseos y por supuesto los valores que se quieren fomentar en estas fechas son la excusa perfecta para muchas campañas de marketing que nos quieren captar. Sentir el espíritu de la navidad puede ser mucho más sencillo si lo hacemos a través de determinados productos, o eso se nos hace pensar con esa publicidad ¿no creéis?