El mundo de los emojis, también en las campañas de marketing

Que los emojis están cada vez más presentes en nuestra vida es una realidad que nos llega en nuestro día a día a través del uso de los sistemas de mensajería instantánea. Como en otras ocasiones hemos tratado, conocer cómo la gente se relaciona en su vida diaria, cuáles son los canales e incluso los códigos con los que se comunican es crucial para los expertos en marketing para hacerles llegar los mensajes publicitarios de manera más directa.

De esta manera encontramos que el lenguaje que se ha creado alrededor de los emojis es además un lenguaje internacional, porque en todo el mundo, en este justo instante encontramos usuarios que han utilizado simplemente un dibujo de la mensajería instantánea para responder a una pregunta. La incorporación de estas simpáticas caras y dibujos se manifiesta cuando además vemos que redes sociales como Facebook los incorporan a la hora de reaccionar e interactuar con otros usuarios (con la reciente incorporación de los diferentes tipos de likes).

De esta manera encontramos que los emojis se han introducido en las campañas de marketing de grandes marcas para poder llegar al público con más facilidad, algunas de las razones por las que se ha conseguido que esta introducción sea prácticamente natural con el mercado son:

  • Los emojis ayudan a muchas marcas a comunicar. Si una marca utiliza un emoji, está utilizando el mismo código (o idioma) de comunicación que los consumidores suelen utilizar.
  • Los emojis ofrecen mensajes directos para prácticamente todos los públicos. Podemos pensar que los emojis son cosa de las personas jóvenes, pero por su sencillez a la hora de transmitir la información, encontramos que no solo las personas jóvenes los pueden entender, un corazón o una caca pueden significar lo mismo para la generación tecnológica o para la menos tecnológica.
  • Los emojis se utilizan en todo el mundo, prácticamente universal. Una campaña de marketing con emojis necesitará menos ayuda de un traductor que una que simplemente se base en palabras o slogans.