Medicamentos y resfriados

Los medicamentos y los resfriados son una combinación que en la mayoría de las ocasiones nos acaba dirigiendo a una misma dirección, las farmacias. Acudir a las farmacias o parafarmacias cuando sentimos los primeros síntomas de los resfriados es importante ya que de esta manera evitamos que estos vayan a más y se puedan transformar en dolencias más graves. En estas situaciones el técnico de la farmacia nos indicará en qué casos podemos tomar ciertos medicamentos que podemos adquirir sin receta médica pero también aquellos que serían oportunos pero para los que necesitamos prescripción médica.

medicamentosLos medicamentos que suelen prescribir o recomendar para los resfriados suelen tener por objetivo luchar contra una dolencia de tipo vírico, por lo que se intentarán paliar los síntomas más que curar. Además, como decimos es interesante consular nuestros síntomas con nuestro médico y si son de poca gravedad también con nuestro farmacéutico. Por lo general cuando tenemos un resfriado acudimos a los llamados antigripales para contrarrestar los síntomas. En este sentido, se suelen utilizar tanto en caso de resfriado, con un catarro o incluso con la gripe (de ahí su nombre).

Las combinaciones de los diferentes medicamentos que podemos tomar son muchas, pero las más comunes giran en torno a los analgésicos, para calmar el dolor y bajar la fiebre; sustancias descongestivas, para reducir la congestión y la aparición de mocos; antistamínicos, también utilizados con la alergia e indicados para combatir el picor de ojos, de garganta o de nariz; los antitusivos para combatir en ciertos casos la tos.

Aunque recurrir a los medicamentos es siempre una opción correcta y oportuna en ciertos casos, pero también es interesante el poder prevenir los resfriados siguiendo ciertas recomendaciones, como tomar mucha agua, tomar vitamina C o evitar los cambios de temperatura bruscos. Pedir consejo y quizás incluso vitaminas para esta fría época del año en nuestra farmacia puede ser una buena solución antes de enfrentarnos directamente a los resfriados a través de los medicamentos.