La maniobra de Heimlich. Aprendiendo a salvar vidas tras un atragantamiento
Tiempo de lectura: 3 minutos

¿Has oído hablar de la maniobra de Heimlich? Esta técnica de primeros auxilios resulta altamente eficaz para resolver situaciones incómodas de atragantamiento, hasta el punto de poder salvarte la vida.

La maniobra de Heimlich consiste en realizar compresiones abdominales bajo el diafragma, ante aquellos casos en los que alguien tiene bloqueadas las vías respiratorias a causa de un atragantamiento. También es conocida como compresión abdominal.

Esta maniobra se lleva a cabo en pocos segundos, produciendo el aumento de presión en abdomen y pecho. Puede ejercerse cuando la persona afectada muestra signos de no poder hablar, respirar o toser, con el fin de eliminar objetos o trozos de comida que deben ser expulsados de las vías respiratorias.

¿Cómo se lleva a cabo la maniobra de Heimlich?

Para realizar una maniobra de Heimlich puedes hacerlo siguiendo estos pasos:

  • Cerciórate de que la persona a la que le vas a aplicar la técnica, se está verdaderamente ahogando, al no poder hablar ni respirar.
  • Ofrécele tu ayuda, tranquilizándole, mientras te aseguras que alguien más, o tú mismo/a llamáis al servicio de emergencias.
  • Mantén de pie a la víctima o, si pesa, en posición sentada, procurando tener espacio suficiente para atenderle.
  • Golpea su espalda entre los omóplatos, con el talón de una mano. Si no mejora, procede directamente a la maniobra de Heimlich. (Si detectas que únicamente tuviera una obstrucción parcial de las vías respiratorias, no le golpees, porque podría profundizarse su taponamiento).
  • Sitúate tras la víctima, con las piernas abiertas, para evitar su posible desvanecimiento. Debes abrazarle alrededor del abdomen, creando un puño con tu mano más fuerte y envolviendo tu otra mano alrededor del puño.
  • Realiza la maniobra de Heimlich de la siguiente manera:
  • Presiona el abdomen de la víctima, realizando fuertes movimientos rápidos hacia dentro y hacia arriba, (en forma de “J”), simulando estar levantándole sobre sus pies.
  • Realiza cinco compresiones abdominales sucesivas, rápidamente. Repite esta acción hasta que el trozo de comida u objeto sea expulsado por la víctima.
  • Si la víctima es un/a niño/a, emplea menos fuerza.
  • En caso de desmayo, no realices ninguna compresión abdominal más; (es común que esto pueda suceder, en cuyo caso, la atención y cuidados auxiliares de enfermería y/o emergencias, deben ser inmediatos).
  • Si aun habiendo expulsado el objeto o trozo de comida, la víctima continúa teniendo problemas para respirar, realízale más compresiones abdominales.
  • En caso de no tener éxito durante el procedimiento, o después de este, pide ayuda inmediata a las urgencias sanitarias.

¿Quién creo la maniobra de Heimlich?

El médico estadounidense Henry Heimlich fue la persona que desarrolló la maniobra de Heimlich, en su intento por tratar a pacientes con obstrucción traqueal.

Vivió entre los años 1920 y 2016. Fue en 1974 cuando Heimlich publicó sus conocimientos sobre esta técnica, siendo ese mismo año publicada en un periódico como una maniobra eficaz para salvar la vida.

No obstante, su compañero Edward A. Patrick informó en 2003 sobre su conjunta intervención en la creación de la maniobra de Heimlich, denunciando haber sido desacreditado.

¿Cómo se hace la maniobra de Heimlich en una mujer embarazada?

Si la persona a la que necesitas realizarle la maniobra de Heimlich es una mujer embarazada, es recomendable que le tumbes en el suelo, ladeando su cabeza.

En esta situación, las compresiones abdominales las debes realizar en el esternón. De este modo, evitarás perjudicar al feto.

En el caso de las personas obesas el procedimiento es el mismo, ya que tus brazos no podrían rodear a la víctima por la parte superior del abdomen. Por tanto, para ambos casos ya sabrías cómo intervenir para hacer efectiva la maniobra de Heimlich.