Hace unas semanas os hablábamos de las escuelas de verano, como alternativa en el verano para los pequeños que no van a la escuela. Sin duda, se trata de una gran idea que soluciona problemas de conciliación familiar a los niños, por lo que hoy queremos tratar una parte que suele dar contenido a esas escuelas de verano: los talleres infantiles.
Los talleres infantiles suelen enfocarse en muchas ocasiones a la posibilidad de hacer manualidades, de que los niños aprendan a manipular distintos materiales y sepan las posibilidades que tienen en su mano a la hora de crear cosas a través de la imaginación. A continuación os presentamos un pequeño recopilatorio de las ideas para talleres infantiles:

  • Taller de atrapasueños. Se trata de una manualidad con muchas posibilidades, porque se puede hacer con alambres, con figuras redondeadas y lo único que hay que hacer es interconectar hilos y lanas.
  • Taller de máscaras. Las diferentes maneras de hacer máscaras nos permite plantearnos diferentes ideas, desde hacerlas con materiales reciclados a construirlas nosotros desde cero con cartón o platos de plástico.
  • Taller de juguetes. Los juegos que más allá de las nuevas tecnologías son un clásico en los talleres y poder construir con nuestras propias manos un juguete, hace que le podamos tener más apego a este tipo de juguetes. En ocasiones también podemos plantear alternativas con materiales reciclados para que los pequeños aprendan las posibilidades que tienen al alcance de su mano.
  • Taller de decoración. Se pueden hacer diferentes marcos de fotos con distintos materiales, muy originales y que pueden animar a los pequeños a tener sus recuerdos en algo hecho también por ellos mismos.

La posición de los educadores infantiles en estos talleres es muy importante, porque en muchas ocasiones, son ellos los que pueden ayudar a los más pequeños a terminar sus manualidades y que pare ellos sea un logro propio. ¿Qué mejor manera que pasar el verano aprendiendo con las manualidades?

×