Los enjuagues bucales y su incidencia en nuestra salud bucodental

Hace unas semanas os hablábamos de la seda dental como complemento de nuestra higiene bucal, pero los higienistas dentales no solo se centran en el uso del hilo dental, sino que en muchas ocasiones nos también el uso de los denominados enjuagues bucales ¿conoces cómo pueden incidir en tu salud bucodental?

Como sabemos, el cepillado dental como rutina para mantener nuestra higiene bucodental ha de estar acompañada del uso de por ejemplo, enjuagues bucodentales. Estos son altamente beneficiosos, porque te ayudarán a mantener tu aliento fresco pero además te ayudarán a impedir la aparición de caries o placa dental. Gozar de una sonrisa perfecta es más sencillo gracias al uso de los diferentes enjuagues dentales que podemos encontrar en farmacias o comercios especializados.

Enjuague dentalDe esta manera, en el mercado encontramos principalmente dos tipos distintos de enjuague bucal, los denominados enjuagues estéticos o cosméticos, o los enjuagues terapéuticos. Los estéticos tienen como objetivo principal el mantenimiento de un aliento fresco. Sin embargo los terapéuticos son aquellos que se relacionan con las posibles enfermedades bucodentales más comunes, como caries, placa, o gingivitis. Los expertos en higiene bucodental apuntan que en muchas ocasiones, los enjuagues dentales pueden ser nuestros mejores aliados a la hora de mantener a raya enfermedades dentales relacionadas con nuestras encías como la gingivitis, gracias al uso de estos enjuagues bucales. Por tanto, los denominados enjuagues con flúor son muy beneficiosos a la hora de prevenir la caries, proteger el esmalte de nuestros dientes o eliminar aquellos gérmenes más perjudiciales para nuestra dentadura.

A la hora de elegir un buen enjuague bucal, lo más conveniente es consultar a los expertos en higiene bucodental ya que ellos conocen perfectamente los problemas que se podrían solucionar simplemente con el uso de un buen enjuague bucal. Ahora bien, los higienistas dentales recomiendan que este uso sea relativamente continuo, ya que un uso esporádico difícilmente puede ayudar a mantener el equilibrio de higiene necesaria en nuestra boca. Los enjuagues dentales son capaces de alcanzar aquellas zonas que nuestro cepillo dental no es capaz de llegar debido a la estrechez de nuestra cavidad bucodental.