Las cuestiones legales del marketing y la protección legal de la marca

En las estrategias de marketing, siempre hablamos de la necesidad de crear la identidad de una marca, de que esta marca sea identificable por los consumidores y de la creación de valores que vayan unidos a esa marca. Sin embargo, todo esto carece de sentido si en un momento dado nuestra marca acaba confundiéndose con otras marcas del mercado o incluso si en una situación concreta nos roban nuestra marca y nuestra identidad.

¿Sabías que el derecho sobre una marca de manera exclusiva se debe adquirir mediante el registro en una oficina de marcas? Se trata de un paso que, en algunos casos, sobre todo en el caso de empresas que están empezando, se olvida esta cuestión. Es irremediablemente necesaria, porque el mero uso de una marca no conlleva la adquisición de tener derechos sobre la misma.

¿Por qué resulta necesario registrar una marca?

Para los expertos en marketing, el derecho exclusivo sobre una marca es imprescindible, porque de esta manera nos estaremos asegurando de que los competidores no podrán utilizar una marca idéntica o al menos confundible. Por eso la elección de la marca que registraremos es una cuestión fundamental, porque estaremos limitando el grado de protección y el tipo de protección que nuestra marca tendrá.

La disponibilidad de las marcas es también una cuestión importante, porque podemos pensar que nuestra marca es exclusiva, pero sin embargo haber en otro ámbito geográfico una marca similar y por tanto confundible y esta haber sido registrada con anterioridad a la nuestra. Existen prioridades entre las marcas ya registradas, para evitar la confusión del consumidor y el posible daño de la reputación de la marca.

Una vez hemos registrado nuestra marca, el siguiente paso es explotarla al estar registrada. En este sentido nos sentiremos cómodos porque podemos explotar la marca nosotros mismos o incluso tener la potestad para dejar que terceros lo hagan en nuestro nombre. Ahora bien, hemos de tener en cuenta que el no uso de una marca puede conllevar la caducidad de la misma.