La post-ortodoncia, también parte del tratamiento

Los tratamientos de ortodoncia tienen por objetivo la corrección de los posibles defectos dentales y las diferentes irregularidades de los dientes. La alineación de los dientes a través de la ortodoncia se consigue a través de distintos métodos, algunos de los cuales ya hemos tratado en nuestra sección de higienedental y prótesisdentales, pero hoy nos queremos centrar en un parte del tratamiento de todas las ortodoncias, en lo que se denomina post-ortodoncia y es tan importante casi como el propio tratamiento de ortodoncia.

Mucha gente se cuestiona sobre si una vez se ha tenido un tratamiento de ortodoncia los dientes se volverán a mover. Nuestros dientes están toda la vida moviéndose, ahora bien, los podemos corregir de manera progresiva y utilizar protocolos de retención post-ortodoncia. Y en este caso el papel de los especialistas en prótesis dentales y los higienistas es clave a la hora de aconsejar a nuestros pacientes el uso continuo de los retenedores, porque en más del 50% de los casos los pacientes una vez finalizado el tratamiento de la ortodoncia olvidan que los retenedores son clave para conseguir mantener nuestra sonrisa perfecta.

Los retenedorespost-ortodoncia son los encargados de conseguir que nuestros dientes se vuelvan a desplazar. Existen varios tipos, retenedores que son comúnmente conocidos como fundas, y son precisamente eso, moldes de plástico que recubren nuestros dientes y en algunos casos tienen algún añadido en metal. Pero también hay retenedores invisibles y que no son removibles sino que son fijos. En este último caso nos referimos a los “hilos” o bandas de metal que se insertan en la parte interior de los dientes de arriba, concretamente suele hacerse en los 6 centrales.

El uso de retenedores es altamente recomendable si se quieren mantener los progresos conseguidos con la ortodoncia porque como decimos sea por agentes externos o por la propia morfología de la cavidad bucal de la persona, los dientes se moverán y empujarán al resto de los dientes, con los retenedores este movimiento podrá frenarse e incluso evitarse.