La Junta de Andalucía ha sido el primer gobierno regional que ha prohibido de manera tácita la venta o distribución de alimentos hipercalóricos en centros escolares. En concreto, no están permitidos todos aquellos que superen las 200 calorías y cuya composición sea rica en grasas saturadas y azúcares añadidos. 

Por este motivo, los refrescos azucarados como la Coca Cola y derivados, bollería industrial, o una gran cantidad de chocolatinas y galletas industriales quedarán fuera del corte y tendrán que ser sustituidas de los comedores, quioscos y máquinas de vending por refrescos naturales, fruta fresca, bocadillos del día o incluso comida preparada saludable. 

No hace falta estudiar un Ciclo Formativo de Grado Superior en Dietética para comprender el efecto que tiene una mala alimentación en el desarrollo físico y psicológico de los niños. El sobre peso, problemas de hormonas, patologías cardíacas, diabetes, sedentarismo, depresión o incluso la predisposición a sufrir bullying y acoso escolar podría evitarse si todos los niños llevasen una alimentación adecuada y realizasen deporte con regularidad. 

De hecho, otra de las medidas de esta nueva ley es que en todos los colegios y centros escolares los alumnos deberán aumentar el número de horas de deporte que realizan a la semana, pasando de 2 horas obligatorias a la semana a prácticamente una diaria. Un esfuerzo que beneficiará a medio y largo plazo a todos los niños y que funcionará como medida preventiva para reducir los casos de adolescentes con obesidad y con problemas de salud graves por culpa de una alimentación muy deficiente. 

Tal vez sea un buen momento para estudiar un ciclo formativo de grado superior en dietética y entrar a formar parte de un movimiento social que quiere cambiar los hábitos de consumo de la sociedad y ayudar a que la salud y el bienestar de todos los niños mejore día a día.

 ¿Qué opinas de esta medida? ¿Crees que es normal que los niños puedan comer tantos alimentos azucarados sin ningún tipo de control?

×