Las habilidades comerciales de los técnicos de farmacia
Tiempo de lectura: 2 minutos

A día de hoy, las habilidades comerciales se suelen requerir para prácticamente cualquier puesto de trabajo, ya que son muchas las ocasiones que nos enfrentamos al trato con el cliente y con la necesidad de vender el producto que tenemos. En este sentido, los técnicos de farmacia no iban a ser menos, tanto o más desde que las farmacias y parafarmacias se convirtieron en algo más que establecimientos donde simplemente se venden productos medicinales.

comercial farmacias

Las farmacias han abierto su catálogo de productos, yendo más allá de las medicinas y antibióticos, de esta manera, entre la selección de cremas, geles y demás productos para el cuidado personal, encontramos que necesitamos a personas que tengan dotes comerciales tras el mostrador. Pero ¿en qué pueden consistir estas dotes comerciales?

Cuando hablamos de comerciales, nos imaginamos a aquellos que se lo juegan todo a puerta fría, a riesgo de saber que quizás ni tan si quiera los escuchen. Sin embargo, el carácter comercial de las farmacias es distinto, porque realmente lo que se busca en los técnicos de farmacia es su capacidad para estar a disposición del posible cliente.

En este sentido, se necesita que la persona que esta tras el mostrador pueda transmitir la información necesaria sobre los productos, pueda recomendar o incluso aconsejar unos productos sobre otros dependiendo de las necesidades del paciente. Es decir, no consiste en que el paciente compre simplemente, sino que compre lo que realmente necesita.

De esta manera, los técnicos de farmacia conjugan varias habilidades a la par, porque han de mostrar predisposición comercial y además saber utilizar sus propios conocimientos en la materia de los productos farmacéuticos. Todo esto complementado con una buena presencia y con la motivación suficiente para estar siempre a disposición de los clientes.

Una perspectiva más de lo que son las posibles salidas profesionales que los técnicos de farmacia pueden tener en el futuro, sin perder de vista los objetivos que al fin y al cabo se persiguen en farmacias y parafarmacias.