Farmacias y parafarmacias, ¿iguales pero distintas?

Hoy nos queremos adentrar en una cuestión un tanto desconocida para aquellos que no se encuentran inmersos en el mundo de la farmacia, nos referimos concretamente a las diferencias que hay entre una farmacia y una parafarmacia, y por qué cada una tiene una función distinta. Podemos pensar que simplemente por el color de la cruz de las farmacias o parafarmacias podemos saber si se trata de una u otra, pero el color verde (para farmacias) o azul (para parafarmacias) no tiene por qué ser suficiente.

Una de las principales diferencias que existen entre las farmacias y las parafarmacias es la necesidad de la obtención de licencia para su apertura. En el caso de las farmacias la regulación es mucho más severa que en el caso de las parafarmacias, de ahí que algunos profesionales del mundo farmacéutico a la hora de abrir una farmacia y no conseguir la licencia correspondiente se planteen abrir una parafarmacia.

farmacias-parafarmacias-iguales-distintas

Para entender en sí por qué se produce esta diferenciación incluso a la hora de permitir la apertura de una farmacia o una parafarmacia hemos de saber que no son lo mismo los productos medicinales y los medicamentos. Los primeros están enfocados a la mejora de la calidad de vida y la prevención de ciertas enfermedades, mientras que en el caso de los segundos se trata de productos que curan enfermedades y palian síntomas ya existentes. En el caso de los medicamentos, estos son solo dispensados en farmacias, mientras que las parafarmcias solo ofrecen productos medicinales y relacionados con el bienestar. Ahora bien, las farmacias dentro de su oferta, también pueden ofrecer productos medicinales para completar las ventas de sus usuarios.

En la práctica, una de las diferencias que nos podrían ayudar a saber si nos encontramos ante una farmacia o una parafarmacia está relacionada con la dispensación de productos con receta o sin ella. En las parafarmacias podremos adquirir cualquier producto de la misma sin receta, mientras que en las farmacias ciertos productos (principalmente medicamentos) es necesario adquirirlos con receta.