Farmacias y parafarmacias, ¿iguales pero distintas?

Hoy nos queremos adentrar en una cuestión un tanto desconocida para aquellos que no se encuentran inmersos en el mundo de la farmacia; nos referimos, concretamente, a las diferencias que hay entre una farmacia y una parafarmacia, y por qué cada una tiene una función distinta.

Podemos pensar que, simplemente por el color de la cruz de las farmacias o parafarmacias, se puede saber si se trata de una u otra, pero el color verde (para las farmacias), o el azul (para las parafarmacias), no tiene por qué ser suficiente.

Diferencia entre farmacias y parafarmacias

La principal diferencia entre farmacias y parafarmacias, a groso modo, se encuentra en los productos que venden; la farmacia está especializada en la preparación, almacenamiento, presentación y dispensa de medicamentos, mientras que la parafarmacia no.

Otra diferencia entre farmacias y parafarmacias, que caracteriza a su distinción, es la necesidad de obtener una licencia para apertura, en el caso de la farmacia. Este procedimiento no es tan fácil, lo que resulta razón de más para que muchas personas que desean abrir una farmacia, opten por montar una parafarmacia, tras no haber conseguido la licencia correspondiente.

Para entender en sí por qué se produce esta diferenciación, a la hora de permitir la apertura de una farmacia o una parafarmacia, hemos de saber que no son lo mismo los productos medicinales que los medicamentos; (esta es la diferencia entre farmacias y parafarmacias vinculada a los productos que ofrece cada establecimiento).

En el caso de los productos medicinales, cabe destacar que están enfocados a la mejora de la calidad de vida y la prevención de ciertas enfermedades, mientras que en el caso de los medicamentos, se trata de productos que curan enfermedades y palian síntomas ya existentes.

Los medicamentos están solo dispensados en farmacias, pero las parafarmacias, en su caso, solo pueden ofrecer productos medicinales y relacionados con el bienestar. Ahora bien, las farmacias, dentro de su oferta, también pueden ofrecer productos medicinales para completar las ventas de sus usuarios.

Te puede interesar: Becas MEC

En la práctica, una clara diferencia entre farmacias y parafarmacias que nos puede ayudar a saber si nos encontramos ante una u otra, está relacionada con la dispensación de productos con receta o sin esta.

En las parafarmacias podremos adquirir cualquier producto que se encuentre a la venta, sin receta, mientras que en las farmacias, ciertos productos, requieren ser adquiridos con receta médica, (principalmente los medicamentos).

Aunque en las farmacias de hoy en día se pueden realizar aún trabajos de formulación y elaboración de medicamentos, esta labor ya es llevada a cabo, por lo general, por los laboratorios farmacéuticos.

Son muchos los profesionales de Farmacia que se dedican, de hecho, a la investigación sobre las preparaciones medicamentosas. Sin embargo, aquellos profesionales del ámbito de la parafarmacia, si no son farmacéuticos de profesión, no pueden realizar esta labor. Esta es otra diferencia entre farmacias y parafarmacias, en lo que respecta a la investigación y elaboración de productos.

Por tanto, nos queda claro que en parafarmacias pueden ponerse a la venta productos relacionados con la salud, siempre y cuando no se trate de medicamentos. Esta categoría de productos sanitarios comparten disponibilidad, en estos establecimientos, junto con productos de higiene personal y productos naturales.

Farmacia y Parafarmacia Junta de Andalucía

Si quieres especializarte en el área de Técnico en Farmacia y Parafarmacia en Andalucía, debes saber que desde CFI Reina Isabel puedes obtener tu Título de Grado Medio en Granada, para especializarte con una formación de vanguardia, dirigida a cubrir las actuales necesidades del mercado laboral en este sector.

Teniendo en cuenta la diferencia entre farmacias y parafarmacias que te hemos comentado, debes saber también que, en lo que respecta a la venta online de productos, la parafarmacia tiene un potencial nicho de mercado, pues en este sentido le ha ganado terreno a la venta de productos exclusivamente farmacéuticos.

No obstante, esta formación te habilita para trabajar como Técnico Auxiliar en Farmacia y Parafarmacia, así como en oficinas correspondientes a ambas disciplinas, laboratorios, almacenaje de medicamentos, sector de cosméticos y belleza, o como visitador médico, por lo que el ámbito de trabajo es bastante amplio.

Tus estudios homologados por la Junta de Andalucía y el Ministerio de Educación, te permitirán acceder a un puesto de trabajo dentro de la industria farmacéutica y/o parafarmacéutica, o bien, abrir una Parafarmacia, si lo deseas, sin inconveniente.