El domicilio social de las empresas y su importancia

Tras los acontecimientos que han tenido lugar en Cataluña y el cambio de domicilio social de más de 2000 empresas de esta Comunidad Autónoma, nos hemos cuestionado sobre una de las bases más más consolidadas de cualquier empresa, su domicilio social. La importancia que el domicilio social tiene en las empresas, radica en el mismo hecho de que estas necesitan para ser constituidas, la existencia de tal domicilio social. Pero tiene una serie de implicaciones que van más allá.

Un edificio empresarial

Primeramente, podemos atender a la definición de sede social o domicilio social, lugar donde se halle el centro de administración y dirección de la empresa, o bien aquel que se considere como el principal establecimiento de explotación. De esta manera, es lógico que, al elegir la sede social en un determinado territorio, el grueso de las oficinas y de los grupos de trabajadores se concentre en esa ciudad.

Para cambiar la sede social, tras la reforma que se llevó a cabo de la Ley de Sociedades de 2015, estos cambios se pueden hacer con la aprobación de los consejeros, mientras el cambio sea dentro del territorio nacional, no siendo necesaria la votación de la junta de accionistas. De ahí entendemos la rapidez con la que se han efectuado algunos cambios de empresas desde Cataluña a otras Comunidades autónomas.

Domicilio social ≠ Domicilio fiscal

Ahora bien, resulta interesante no confundir domicilio social con domicilio fiscal, porque estos conceptos no van ligados. El domicilio fiscal se fija por la Agencia Tributaria, mientras que el domicilio social es fijado en el Registro mercantil. De esta manera la adscripción del contribuyente es lo que determinará dónde deberán tributar todas las empresas, aun teniendo su domicilio social en otro punto de nuestra geografía.

Todos estos conceptos, los expertos en administración y finanzas los manejan habitualmente, desde el punto de vista de que son ellos en muchas ocasiones los encargados de asesorar a las empresas, sin embargo, no está de más recordar estos conceptos y entender la importancia del domicilio social.