Cuando se habla de motivación y consecución de metas aparecen términos que se ponen de moda en forma de anglicismo. Es el caso del coaching o el mentoring, que son disciplinas con características comunes pero que actualmente se confunden por las semejanzas que les unen. Es por ello que conviene saber cuál es la diferencia entre coaching y mentoring, para no confundir los procesos que se llevan a cabo en estas disciplinas, así como los determinados fines que se consiguen en su aplicación.
El mentoring es el proceso de escucha y motivación hacia otras personas, que tiene el objetivo de descubrir su talento, demostrándolo con ejemplos notorios, para poder continuar adelante; este empujón se produce a nivel vital y se extrapola al ámbito laboral. En el caso del coaching, el método consiste en el acompañamiento, instrucción o entrenamiento de las personas (a nivel grupal o individual), para alcanzar determinadas metas o habilidades específicas aplicando la motivación; al igual que el mentoring, el coaching también puede aplicarse a nivel profesional, aunque puede abarcar otros aspectos ajenos, como el personal, educacional o deportivo, por citar algunos ejemplos.
La diferencia principal entre coaching y mentoring es que los tiempos empleados para cada proceso no son los mismos, así como tampoco lo son los objetivos ni el enfoque, a pesar de sus similitudes.
Mientras que en el coaching el enfoque está basado en la consecución de resultados para tareas determinadas, en el mentoring dicho enfoque se centra en el tratamiento generado entre mentores/as y alumnado, de modo que se realice una búsqueda de metas como equilibrio entre la vida personal y profesional, trabajando la autoconfianza y la influencia de aspectos personales en el plano laboral. Asimismo, en el coaching, el tiempo para alcanzar los objetivos entre entrenador/a (coach) y alumnado suele ser corto, sin embargo, en el mentoring la relación suele ser larga, con el fin de compartir preocupaciones y dudas en un período más duradero de tiempo.
En cuanto a objetivos a alcanzar, los resultados en coaching suelen ser inmediatos, pero en mentoring la diferencia es que se trabaja en un desarrollo personal de las personas para su trabajo, por lo que los resultados se van obteniendo a lo largo de su vida profesional y con vistas al futuro.
En la sociedad actual, tanto coaching como mentoring son relevantes debido a la necesidad de enfocar una perspectiva personal de logros hacia metas productivas, tanto a nivel profesional como propio, ante la gran variedad de oportunidades que se ofrecen y la alta demanda para aprovecharlas en todas partes del mundo.
En conclusión, la diferencia entre coaching y mentoring es leve, por lo que ambas disciplinas pueden actuar como complementarias. Dependiendo del proceso que cada persona desee conseguir, puede elegirse uno u otro método. Si lo que se desea lograr es un propósito de perspectiva de futuro a lo largo del tiempo, lo ideal es recurrir a las técnicas de mentoring. En el caso de tener un objetivo concreto de carácter inmediato, el impulso puede proporcionarlo el coaching.

¿Qué diferencia hay entre un mentor y un coach?

En el caso del mentor, este perfil profesional sirve de guía y referencia para proporcionar conocimiento, mediante la experiencia que le respalda; por lo general, la persona que recibe este servicio admira a su mentor/a, que le acompañará para aconsejarle durante un largo período de tiempo, con el propósito de trasladar el mejor provecho de sus características personales a éxitos en su situación laboral.
El coach, en su caso, se ciñe a instruir para que la persona que se pone en sus manos deje florecer sus virtudes de manera que se reflejen, bien en el plano personal, o bien en el individual, de forma casi inmediata, gracias a una importante y estudiada dosis de motivación.
A pesar de la diferencia entre coach y mentor, ambos perfiles pueden ejercer con técnicas del otro, puntualmente, y tienen en común tanto la escucha activa, como la transmisión de motivación, la confianza en el ser humano y la inteligencia emocional para lograr objetivos de éxito.

Mentoring empresarial

A nivel empresarial, la práctica del mentoring es válida para obtener consejos profesionales, de la mano de un padrino o una madrina que se disponga a que la persona guiada consiga unos objetivos beneficiosos para sí, dentro de su empresa.
El mentoring empresarial, generalmente, se desarrolla de la mano de personal directivo, empresarial o, en definitiva, con gran talento, que se disponen a transmitir su conocimiento para apoyar a otras personas, en virtud de las fortalezas personales de éstas para el logro de metas profesionales.
En el proceso de mentoring empresarial se recurre, por tanto, a la inspiración, experiencia, prestigio, madurez e influencia del mentor o mentora. Plasmando los conocimientos que debe tener un/a profesional para avanzar en su carrera.
En el caso del coaching empresarial, el aspecto motivacional del/la coach es lo que se trabaja, dirigiéndolo a este plano.

×