Dietas draconianas, un peligro para la salud de cualquiera

El seguimiento de una dieta y que en esta se consigan los resultados que se esperan siempre es complicado. Esta es una de las razones por las que muchas personas se lanzan a las denominadas dietas “draconianas” o también conocidas como dietas milagro pero con consecuencias o efectos totalmente contraproducentes.

Los expertos en dietética y nutrición apuntan que las dietas draconianas no suelen tener ningún efecto y si lo tienen, ese efecto acaba pasando factura a quienes han seguido esa dieta. Perder peso es uno de los objetivos principales que se persiguen cuando la dieta hace una dieta. Aunque también es cierto que existen dietas para ganar peso (para aquellas personas que quieren situarse en su peso ideal y comer bien) o dietas para eliminar ciertos alimentos contraproducentes de la dieta de una determinada persona.

dieta-draconianaLo cierto es que perder peso de manera rápida y ver los resultados de manera  es algo perseguido y esperado por muchas personas, pero ¿hasta qué punto estos objetivos son saludables? En el caso de las dietas “draconianas” nunca resultan oportunos dichos objetivos. Las dietas draconianas se caracterizan por ser dietas realmente estrictas y suelen también tener efectos milagro, pero el principal problema de estas dietas es que nos genera una falta y una carencia nutricional muy grande, teniendo consecuencias a corto y largo plazo en nuestro organismo y en nuestra salud.

Además, de estas consecuencias por la carencia de nutrientes, las dietas draconianas nos prometen pérdidas de peso, pero esta pérdida no es duradera e incluso en ocasiones tiene un efecto tan contraproducente que acabamos sufriendo lo que se denomina como efecto rebote.

En el caso de que te dispongas a seguir una dieta tan estricta como las draconianas por algún motivo en concreto, además de ser algo totalmente desaconsejable, los expertos apuntan que estas dietas no se pueden realizar durante más de una semana, es decir, que como máximo esta falta de regulación en el ritmo alimentario no puede durar más de una semana. Alejarte de las dietas “draconianas” es la opción más responsable para tu salud.