El título de la entrada del día de hoy, puede parecer un trabalenguas, pero casualidad o no, la dieta y la diabetes van de la mano y no solo porque sean palabras que suenan igual. La diabetes es una realidad que afecta cada día a más personas, nuestros hábitos alimenticios y nuestra forma de vida hacen que cada vez más personas tengan que hacer frente a esta enfermedad. Se le llama en muchas ocasiones la enfermedad más silenciosa, porque no solo afecta a muchas personas sino que en muchas ocasiones erosiona la calidad de vida de estas hasta extremos insospechados.

Los expertos lo afirman y lo reafirman, la dieta es elemento clave para conseguir combatir esta enfermedad, es decir para conseguir no sufrirla, pero también para mejorar las  condiciones de vida de aquellos que por desgracia ya sufren la diabetes. Una dieta equilibrada acompañada del rechazo a una vida sedentaria son las sencillas claves que cualquiera de nosotros podría conseguir cumplir.

Y aquí entra en juego el papel del dietista, sin la orientación de este a la hora de seguir sus indicaciones y recomendaciones para conseguir que nuestra dieta sea equilibrada, podría resultarnos muy complicado conseguir nuestro objetivo. La formación de un dietista, su conocimiento sobre los alimentos, sobre sus propiedades como los niveles de glucosa o colesterol son cruciales para hacernos entender cómo los alimentos pueden afectarnos para mal, pero también como pueden ayudarnos para bien.

¿Sabías que las grasas y el azúcar son los principales detonantes para que una persona pueda sufrir diabetes?

Los dietistas lo saben bien y en cada una de las dietas que confeccionan lo tienen muy en cuenta. Comúnmente se piensa que acudimos al dietista cuando queremos quitarnos esos kilos de más, pero ciertamente los dietistas también cuidan por nuestra salud al ser capaces de confeccionar dietas que se adapten a nuestra complexión y ritmo de vida.

Todos estos factores nos hacen llegar a una misma conclusión y es que la demanda de de profesionales formados como dietistas está día a día creciendo. La capacidad de aconsejarnos y recomendarnos para poder llevar una alimentación equilibrada, se hace más necesaria en cada parcela de nuestra vida.

×