Los cuidados geriátricos en continúa actualización

geriatricosEl trabajo con ancianos es uno de los ámbitos donde más profesionales se necesitan. La esperanza de vida de nuestra población aumenta y con ella la necesidad de expertos que puedan ofrecer un cuidado especializado a nuestros mayores. La vocación en el ámbito de la salud es siempre necesaria, pero en el ámbito de los cuidados geriátricos se hace además imprescindible.

El cambio en nuestros ritmos de vida hace que servicios tan tradicionales como los cuidados geriátricos también cambien, de ahí nace la necesidad de contar con profesionales especializados, pero además con conocimientos actualizados. Las técnicas de identificación y comprensión de las necesidades de los más mayores han cambiado, por lo que la atención a la población anciana ha cambiado con estas nuevas técnicas.

Por otro lado y relacionado con el ámbito de los cuidados geriátricos, cada vez asistimos a una cierta homogenización médica de la población anciana, es decir, existen nuevas técnicas de análisis de las necesidades, sin embargo las patologías que la población anciana suele sufrir son comunes a casi todos los pacientes. La intervención y la prevención de estas patologías están en manos de los profesionales de los centros geriátricos porque ellos tendrán a su cargo a nuestros mayores. La paciencia, la fuerza de voluntad y las ganas de tratar pero también de ayudar a estos pacientes son claves para cualquier profesional que se dedique a los cuidados geriátricos.

Insistiendo en la idea de que cada vez se hace más necesario que los profesionales de los centros geriátricos no solo conozcan estas patologías sino que de manera continua amplíen y renueven sus conocimientos, encontramos casos en los que la atención prestada a la población anciana resulta insuficiente y poco experta. En ocasiones se dan situaciones en las que se confunden los cuidados geriátricos con los cuidados paliativos. Ambos están relacionados con él ámbito de la salud, pero por su parte los cuidados geriátricos están especialmente pensados para personas ancianas que no tienen por qué estar cercanos a la muerte; sin embargo los cuidados paliativos se dan para personas con dolencias graves y por tanto con una esperanza de vida corta, pero en este sentido no tienen por qué ser personas ancianas.