¿Cuál es el objetivo de la nutrición?
Tiempo de lectura: 3 minutos

Cuando hablamos de nutrición, hablamos de una necesidad básica para la vida y, en cierto modo, también hablamos de salud, siempre y cuando llevemos bien a cabo sus objetivos.

Si quieres saber qué objetivo tiene la nutrición y por qué es tan importante, en este post te explicamos en qué consiste este proceso y cuáles son los fines esenciales por los que te beneficia.

¿Qué es la nutrición?

La nutrición es el conjunto de procesos que se dan en el cuerpo tras haber comido, para que el organismo pueda obtener, asimilar y digerir aquellas sustancias que han de conservarlo y hacerlo crecer. Estas sustancias son los nutrientes.

No debes confundir estos procesos con el hecho de alimentarte, pues alimentación no es lo mismo que nutrición.

La diferencia radica en que la nutrición siempre es saludable para el organismo, mientras que la alimentación no tiene por qué serlo.

La alimentación implica elegir, preparar y consumir alimentos, teniendo en cuenta tanto el entorno como la tradición, la economía y la zona donde vives, (independientemente de que los alimentos que comas puedan ser o no saludables), pero la nutrición implica comer sano para protegerte de enfermedades, como pueden ser la obesidad, las cardiovasculares o la diabetes, entre otras.

¿Cuáles son los objetivos principales de la nutrición?

Antes de nada, debes tener en cuenta que la nutrición contribuye, en gran medida, a que tu cuerpo funcione, se desarrolle y se mantenga, desde el momento en que naces, para que puedas generar habilidades y tus funciones motoras sean excelentes.

Para que la nutrición humana sea adecuada, tienes que buscar el equilibrio entre tu buena alimentación y tus cuidados de salud.

Los especialistas titulados con el FP de Técnico Superior en Dietética pueden ayudarte a llevar a cabo una dieta adaptada a ti, rica en nutrientes, combinando los alimentos esenciales:

  • Carne
  • Pescado
  • Lácteos
  • Cereales
  • Arroz
  • Pasta
  • Fruta
  • Legumbres
  • Frutos secos
  • Algún dulce
  • Agua mineral

Combinar adecuadamente estos alimentos es el requisito fundamental para que se cumpla cada objetivo principal de la nutrición:

Prevenirte de enfermedades

Al reducir los azúcares y las grasas, favoreces la prevención de enfermedades como las de tipo cardiovascular, la presencia de colesterol malo, la tensión arterial o la diabetes.

Reducirte el estrés

El pescado y los lácteos, entre otros alimentos, contienen proteínas como el omega 3, capaces de proporcionarte tranquilidad y mantener controlado tu nivel de estrés.

Mejorar tu estado de ánimo

Los alimentos sanos favorecen tu buen humor, porque si además tomas consciencia de tu alimentación responsable, el disfrute de comer bien eleva tu sensación de alegría.

Las vitaminas y minerales que contienen ciertos alimentos, asimismo, disminuyen tus probabilidades de padecer depresión.

Favorecer tu rendimiento

La alimentación saludable potencia un mejor funcionamiento de tu actividad cerebral. Esto implica que te sientas despejado/a para tener mejores ideas y poder aplicarlas.

Además, alimentos como las verduras o el pescado te ayudan a prevenir enfermedades como el Alzheimer y la demencia senil.

Economizar tu dinero

El ahorre de costes que supone que lleves una alimentación rica en nutrientes evita desembolso económico para el tratamiento de enfermedades derivadas de una mala alimentación.

Incluso, el ejemplo de las frutas te sale más a cuenta, a la hora de comer, que comprar dulces.

Controlar tu peso

Mantenerte en tu peso ideal, mediante una dieta sana y equilibrada, combinada con ejercicio físico, es la premisa ideal para que tu salud esté lo mejor cuidada posible y que, también, dispongas de un genial aspecto físico, a cualquier edad.

Si necesitas ayuda de un/a profesional, para ello, no dudes en tomarla para sentirte bien.

¿Qué recomienda la OMS en relación a los hábitos alimenticios?

La Organización Mundial de la Salud recomienda la ingesta de aquellos alimentos que dispongan de los nutrientes esenciales para obtener la energía que el cuerpo humano necesita para mantenerse sano.

Para ello, promueve el hábito de llevar a cabo una dieta equilibrada, con los alimentos necesarios, y en su justa medida, según las necesidades de cada persona, atendiendo a la pirámide alimenticia.

A medio y largo plazo, la OMS espera que se logren mejoras, como la reducción de anemia en mujeres de edad reproductiva, la disminución del número de niños nacidos con bajo peso y el control de la obesidad durante la infancia, entre otros objetivos, para terminar con la malnutrición.