Crudiveganos, una tendencia de luces y sombras

Muchos de vosotros sabéis que nos encanta estar enterados de las últimas modas en el ámbito alimentario para poder analizarlas y desde nuestra sección de dietética y nutrición poder dar una crítica casi científica de esta tendencias, de sus beneficios pero también de sus inconvenientes. De ahí que hoy nos atrevamos a abordar en qué consisten las dietas crudiveganas, por qué son criticadas pero por qué también tienen tantos adeptos.

El crudiveganismo es una tendencia dietética que consiste en mantener básicamente una alimentación crudivegana, es decir, solo consumir vegetales y cereales y todos ellos crudos. Hay quienes denominan a esta tendencia como rawfood, o rawvegan y mucha gente más allá del convencimiento social que les lleva a no comer carne y a defender los animales, siguen una dieta crudivegana porque consideran que mejora su estilo de vida y es una buena manera de bajar peso.

De esta manera, los crudiveganos solo comen frutas, verduras, raíces, frutos secos, cereales. Pero en ocasiones también comen algas y germinados, siempre y cuando no se hayan cocinado de ninguna manera. En este tipo de dieta además se tiene por objetivo que los nutrientes se absorban de manera más directa, por lo que se recomienda no mezclar en la comida, sino hacer comidas de un solo ingrediente. Además los crudiveganos suelen apostar por los alimentos que han mínimamente tratados artificialmente, por lo que suelen consumir productos ecológicos o bio.

Los beneficios de este tipo de dieta son obvios, porque se consume una gran cantidad de frutas y verduras. También opinan los expertos en nutrición y dietética que la dieta crudivegana es una dieta efectiva para el control de peso en ciertos casos. Sin embargo, esta dieta plantea ciertas desventajas, porque existe un gran número de nutrientes y vitaminas que no se pueden obtener de los alimentos que son protagonistas en el crudiveganismo, incluso se pueden experimentar síntomas de cansancio y cambios en el estado de ánimo. Sin duda a la hora de comenzar con una dieta de este tipo es importante consultar con dietistas y nutricionistas especializados.