¿En qué consisten los drenajes linfáticos?

Seguro que en más de una ocasión habéis oído hablar de los drenajes linfáticos y los habéis asociado a alguna técnica de masaje. Hoy vamos a contaros en qué consiste el drenaje linfático y por qué resulta tan interesante contemplar esta práctica como posible técnica estética de especialización. Una práctica de medicina estética con grandes beneficios.

Resulta lógico que el drenajelinfático se relacione con las técnicas de masajes, puesto que esta práctica se realiza utilizando las manos sobre el cuerpo de la persona utilizando movimientos suaves, regulares y repetitivos. El drenaje linfático está indicado como técnica para combatir la retención de líquidos, ya que mejora la circulación de la linfa, pero además incluso tiene beneficios para nuestro sistema inmunológico.

Para entender en qué consiste el drenaje linfático, debemos entender antes qué es el sistema linfático. Simplificando qué es el sistema linfático, hemos de decir que es un sistema de conductos que transcurre paralelamente al sistema circulatorio y suele transportar la linfa que moviliza moléculas muy grandes en nuestro organismo. Nuestro sistema linfático está íntimamente relacionado con nuestro sistema inmunitario porque los linfocitos se podría decir que son las células que atacan a las bacterias de nuestra sangre.

De esta manera, el drenaje linfático manual, a través de un masaje manual de movimientos lentos y rítmicos, estimula el movimiento (el drenaje) de los conductos de nuestro sistema, consiguiendo además limpiar las zonas congestionadas o atoradas de nuestro sistema. En esta técnica se requieren una precisión y presión concreta por parte de los especialistas, porque estos son los que deberán o no incidir sobre ciertas zonas.

El drenaje linfático se recomienda para problemas de varices, celulitis, piernas cansadas, o incluso en ciertos casos para problemas de acné. Los hematomas, edemas o la artrosis también pueden ser tratados a través de esta técnica de medicina estética. Una persona titulada en medicina estética sabe que en determinadas situaciones y dependiendo del perfil del paciente, se recomiendan combinar sesiones de masajes y de drenaje linfático para conseguir eliminar el estrés y la ansiedad.