Seleccionar página

Uno de los temas comunes para abordar en guarderías y centros dedicados a la etapa de preescolar es el relacionado con los conceptos largo y corto en Educación Infantil.
Reflexionar sobre estos términos para distinguirlos, durante los primeros años de vida, puede hacerse mediante explicaciones, juegos, actividades o manualidades dirigidas a los niños y niñas, ya sea en casa o en los centros dedicados a la Educación Infantil. Lo ideal, en estos casos, es proporcionar a los más pequeños objetos como cuerdas, cinturones, palos, lápices, lazos, etc. La clasificación de todos éstos se puede realizar verbalmente para ayudar a retener con precisión los conceptos largo y corto, de modo que no resulte complicado recordarlos una vez aprendidos. Además, para reforzar la comprensión de los términos, siempre es bueno preguntar a los niños/as de forma espontánea, en días sucesivos, para que indiquen si un objeto es largo o corto, en base a la información de la que ya disponen.
Los objetos, frutas, plantas, árboles, prendas de vestir, vehículos, insectos o material preescolar, por citar sólo algunos ejemplos, son siempre buenos recursos con los que poder explicar los conceptos largo y corto de forma física, durante la etapa de educación infantil. Una manera muy sencilla de que los niños y niñas se familiaricen con las longitudes es por medio de dibujos; una vez asimiladas, deben extrapolarse al terreno real para afianzar los conceptos. Tras haberse aprendido, los términos largo y corto deben también explicarse en torno al ejemplo de los trayectos; la mejor manera de enseñarlos es mostrando caminos, o paseando sobre éstos, para que los propios niños y niñas puedan deducir las longitudes y aclarar cualquier duda sobre los conceptos corto y largo. No obstante, también es una opción adecuada reunir piezas de juguete para construir, de forma que se vayan uniendo en función de las longitudes, y que así puedan también enseñarse estos conceptos propios de la educación infantil.
En la actualidad, herramientas como la pizarra digital o iniciativas como la proyección de vídeos explicativos, son también métodos útiles que ayudan al razonamiento y pueden utilizarse para describir los conceptos largo y corto durante  las clases impartidas en educación infantil. Las nuevas tecnologías aplicadas al aula siempre suponen un instrumento de apoyo para que el alumnado pueda mantener la atención y tener una alternativa de aprendizaje paralela a las lecciones puramente teóricas impartidas por docentes.

Juegos infantiles largo-corto

En un ambiente didáctico dirigido a los más pequeños, siempre es bueno contar con juegos infantiles. Fundamentalmente, el ingreso a la guardería o a centros preescolares, es un momento factible para que el alumnado de educación infantil conecte su actividad habitual de jugar también en las aulas, pero de un modo didáctico.
Los términos largo-corto pueden así aprenderse directamente a través del juego. Crear caminos con diferentes longitudes, formados por filas humanas, proyección de luces desde distancias distintas, acumulación de objetos, carreras o pinturas de trayectos plasmadas por el propio alumnado, son sólo algunos ejemplos de las posibilidades que ofrecen las actividades lúdicas para retener los conceptos corto y largo.
Cualesquiera de los juegos infantiles destinados a este fin pueden realizarse también en casa, además de en las aulas. Siempre que se juegue de forma grupal, las actividades darán lugar a la interactuación y puesta en común entre niños y niñas, por lo que el aprendizaje resultará más divertido.

Psicomotricidad largo corto

Dentro de la educación infantil, la psicomotricidad es la disciplina que ayuda a desarrollar el movimiento corporal, así como la relación con las demás personas, para controlar emociones y el conocimiento sobre sí, con el fin de tomar conciencia sobre estas percepciones y aplicarlas a la expresión propiamente del cuerpo. En este aspecto,  los términos corto y largo pueden trabajarse a nivel motor, cognitivo, social y afectivo, poniendo en marcha ejercicios relacionados con técnicas de psicomotricidad y de interacción entre niños y niñas.
Aprender los conceptos: largo y corto, mediante la psicomotricidad, ofrece ventajas como instruirse en ello a través del juego libre, eliminar conflictos psicológicos acerca de dichos conceptos y asentar los términos utilizando acciones autónomas de relación con otros niños y niñas.
Especialmente, los juegos y actividades relacionadas con el movimiento corporal, son los recursos que más pueden aplicarse a la psicomotricidad, en el plano de aprendizaje sobre los conceptos largo y corto en educación infantil.
Centro de formación Reina Isabel – Grados medios en Granada, Grados superiores en Granada

×