Seleccionar página

La única manera de cómo mantener una buena higiene bucodental es seguir una serie de recomendaciones que aconsejan los profesionales del sector. Siguiendo estas pautas se consigue mantener la boca en un excelente estado de salud.
El principal objetivo de la higiene bucal es eliminar la placa dental; causante de diversas enfermedades asociadas a las encías y dientes. Manteniendo una correcta higiene, los dientes se mantendrán limpios sin restos de alimento, las encías permanecerán con buena coloración y sin sangrado, se consigue tener un buen aliento y una óptima salud bucal.

Recomendaciones para una buena higiene bucodental

El primer consejo es la realización de una técnica de cepillado correcta. Existen varias técnicas de cepillado que garantizan los mejores resultados, las mismas dependerán de la patología y las características de cada persona. Por ello, lo mejor es consultar con un profesional de higiene bucodental o dentista para que se defina la mejor.
Las distintas técnicas de cepillado tienen como objetivo la eliminación total de la placa dental, ser cómoda para la persona y que no cause ninguna lesión en los tejidos de la boca. La más común y usada es la Técnica de Bass, la cual se basa en colocar el cepillo dental en un ángulo de 45º para que así, las cerdas del cepillo penetren de forma ligera en la encía y mediante movimientos vibratorios y de barrido, se elimine la placa dental.
Un elemento importante a considerar es el cepillo de dientes. La importancia del cabezal radica en la limpieza de las zonas de acceso más difíciles. Se recomienda por general, el uso de un cepillo con cerdas de dureza media y cabezal pequeño. El otro elemento principal es la pasta dental, la cual debe ser con flúor para otorgar la máxima protección a los dientes de las caries dentales.
Como mínimo, se debe realizar tres cepillados al día; así se asegura la eliminación completa de la placa dental en boca. La duración también es importante. Se aconseja que el cepillado tenga una duración de 3 minutos o más. Los estudios realizados en este campo demuestran que los cepillados inferiores a los 3 minutos, no consiguen eliminar la mayor placa dental. Se debe tener en cuenta que este proceso se debe llevar a cabo para mantener un óptimo estado de salud bucal y no debe ser considerado como una acción aburrida.
Cambia tu cepillo de dientes cada tres meses. Con el pasar del tiempo, las cerdas del cepillo deforman sus cerdas y esto hace que la efectividad del cepillado disminuya. Si tu cepillo daña las cerdas antes de los tres meses, quizás signifique que apliques más presión de la que se requiere en el cepillado; lo que se traduce que debes empezar a cepillarte de forma más ligera.

Otras recomendaciones de la higiene bucodental

Si deseas asegurar que tu salud bucal no se vea perjudicada, es importante que realices una higiene interproximal adecuada. Esto consiste en hacer uso del hilo o seda dental. Se aconseja realizar esta actividad una vez al día como mínimo, ya que esta las zonas interdentales representan el 40% del total de la superficie de los dientes.
Tu alimentación también influye en la salud de la boca. Mantener una dieta equilibrada y sana contribuye a la reducción de problemas. El consumo de frutas y verduras y reducir la ingesta de azúcares ayuda a evitar diversas complicaciones.
Acude al dentista cada 6 meses, así podrás mantener un control en la cavidad bucodental por parte de un profesional y esto mejorará a mantener la salud de tu boca.

×