Aprender a través de los cuentos

En las escuelas infantiles y centros de cuidado infantil, siempre hay un gran lugar para los cuentos. Muchas historietas, ya sea leídas o escenificadas por los cuidadores y educadores tienen un papel muy relevante en la rutina de los pequeños en su día a día en la guardería. Los cuentos enseñan muchos valores y pueden llevar implícitas visiones del mundo dentro de su propia trama, por eso, elegir bien los cuentos es una de las tareas que muchos educadores han de afrontar en su rutina de trabajo.

Los cuentos se consideran como un recurso inagotable tanto para los educadores infantiles como para los progenitores. Se trata de una manera concreta de involucrar a los niños en situaciones y realidades que de otra manera no se planearían. Aprender a través de los cuentos es una manera sencilla y muy divertida para los pequeños, porque pueden desarrollar conductas y sentimientos que de otra manera quizás no surgiesen en su día a día.

¿Por qué hay cuentos infantiles que representan ideas tan sencillas como irse a la cama o lavarse los dientes? Esta es una pregunta que muchos padres se pueden preguntar a la hora d elegir los cuentos para casa. Lo cierto es que representar rutinas para los pequeños que en cierto modo son desconocidas pero habrán de desarrollar en su día a día. Es una manera de ponerlos en esa situación y que aprendan a descubrir cómo habrán de reaccionar en esas situaciones.

Además de estas situaciones, los niños desarrollan su imaginación a través de los libros, porque atendiendo a lo que se les cuentan han de ser capaces de trasladarse a otras realidades, que son realmente distintas y que sin esas descripciones que se le hace en los cuentos no podrían entender la historia.

Aprender a través de los cuentos es el primer paso para fomentar la lectura en los niños, la cual tendrá el día de mañana grandes beneficios en su desarrollo intelectual y cultural. Los beneficios de la lectura son infinitos, los cuentos pueden ser el primer paso de un gran camino por recorrer.