Seleccionar página

Los diferentes factores de macroentorno y microentorno pueden influir en tu actividad empresarial. En este post acerca del análisis del entorno te informamos sobre cuáles son los que debes poner en valor, con el fin de poder aplicar dicho análisis correctamente a tu plan de marketing.

Como sabes, las finalidades de marketing pueden ir variando de una empresa a otra. Sin embargo, quienes se dedican al mundo de los negocios y son expertos/as en la materia, acompañan a la potencial clientela en su proceso de compra para, una vez llegada a este punto, conseguir fidelizarla.

Para poner en marcha las estrategias adecuadas capaces de permitir alcanzar tus metas deseadas, lo primero que debes tener en cuenta es conocer bien el mercado donde vas a operar, no solo en la posición en la que se encuentre tu propio negocio en sí, si no también en la que se encuentra tu competencia.

El análisis del entorno contempla cualquier factor que pueda afectar a tu empresa. Por esta razón, debes esclarecer cuáles son las oportunidades de beneficio, pero también aquellas amenazas que puedan perjudicar a las ventas.

¿Cómo se hace un análisis del entorno?

Plantear el análisis del entorno que aporte valor a tu negocio no es una tarea sencilla. Esto se debe a que cualquier ámbito puede encontrarse en constante cambio y evolución, por lo que debes llevar a cabo tu análisis de forma atenta y revisando frecuentemente los cambios.

Son dos los factores principales que establecen la configuración del entorno:

  • Factores de microentorno: Se pueden influenciar, pero no actuar sobre estos.
  • Factores de macroentorno: No pueden cambiarse ni influenciarse.

Si conoces perfectamente el entorno, mediante el análisis correspondiente que te posibilite identificar y establecer un punto de partida clave para diseñar tu plan de marketing, irás en la buena dirección.

El microentorno y su relación con el negocio

El microentorno engloba todos aquellos factores que están directamente vinculados a tu negocio. Estos factores afectan a la actividad desarrollada por la empresa, e incluso pueden modificarla, quedando fuera de tu control.

Los ejemplos más representativos de los factores de microentorno son:

  • Intermediarios financieros: Agentes que influyen en la economía de tu negocio, condicionando así tu toma de decisiones.
  • Proveedores: Dependiendo de la calidad de tus relaciones con proveedores, y las condiciones que acuerdes para tu empresa, estos pueden intervenir de un modo u otro.
  • Prescriptores: Son los líderes de opinión que contribuyen a alcanzar visibilidad para tu empresa, como una recomendación de alguien con autoridad u otros referentes que condicionen las decisiones de compra.
  • Competencia: Conocerla bien es fundamental para comparar la posición de tu empresa con respecto a los negocios que compiten con esta. Es la manera de poder trabajar tu posicionamiento.
  • Distribuidores: Actúan como factor intermediario de un producto o servicio, pues tienen el fin de asegurar que este llega al sector consumidor. Cualquier inconveniente que generen, puede perjudicar a tu negocio.

Influencia del macroentorno en la empresa

Por su parte, el macroentorno aborda los factores que generan impacto en la globalidad de la población. Este afecta, por tanto, en la toma de decisiones.

Algunos claros ejemplos son:

  • Tecnología: El avance tecnológico, quieras o no, transforma el estilo de viday los hábitos del sector consumidor. Es más, la innovación modifica procesos de producción en ciertas ocasiones, pero también estrategias de marketing o canales de distribución, entre otros aspectos.
  • Demografía: Factores como el tamaño de una región, el tipo de hogar o las edades del público objetivo, entre otros, te pueden ayudar a la identificación de necesidades reales de consumo.
  • Ámbito político y legal: Cada país tiene una situación política distinta, con sus características legales en vigencia. Has de tenerlo en cuenta en la medida que estas cuestiones puedan influir en tu empresa.
  • Economía: Determinadas variables económicas pueden influir sobre las compras y, además, pueden ser indicativo de riesgo financiero en tu organización.
  • Cultura: Los miembros de una empresa pueden comportarse de cierto modo, en función de las particularidades de cada lugar a nivel cultural. Esta apreciación debes tenerla presente, asimismo, en la comunicación con el personal que forma tu negocio.

Todas estas variables y otras existentes son las que debes analizar para lograr una visión global del entorno y de su impacto sobre tu empresa. Si quieres especializarte en esta materia y conocer además todo lo que necesitas para establecer las mejores estrategias empresariales, puedes adquirir una formación completa y profesional con el Ciclo Formativo de Grado Superior en Marketing y Publicidad.

×