¿Eres consecuente con lo que comes en cada momento? ¿Conoces realmente la importancia de llevar a cabo una alimentación consciente en tu día a día? Tal vez no te hayas planteado estas cuestiones, pero en este post vamos a hablarte sobre ello, para que puedas analizar con precisión tu conducta alimentaria.

La alimentación consciente, también conocida como Mindful Eating, se basa en prestar plena atención al acto de comer. El desayuno, almuerzo, merienda o cena, así como cualquier otra comida que puedas realizar en el día, es analizable desde el punto de vista mental y emocional.

Cuando pones atención e intención en tu experiencia alimentaria, generas una serie de pensamientos, sensaciones físicas, emociones y conductas, no solo durante el acto, sino también en los momentos previos y posteriores.

En el aprendizaje que adquieres a lo largo de la vida, incorporas patrones disfuncionales de tu relación con los alimentos. Esto significa que comer puede saciar, momentáneamente, otras necesidades que no tienen que ver con tu propia hambre.

Al respecto, es posible que alguna o muchas veces hayas decidido comer por factores como el mero aburrimiento, la soledad, la presión que te rodea o, simplemente, porque quieras terminar con todos los alimentos que hay en tu plato de comida.

¿Cuáles son los estilos de ingesta?

Se conocen como estilos de ingesta a aquellos dispensadores de tu conducta que se dan a la hora de comer, sin estar relacionados con las señales interoceptivas de hambre y saciedad.

Dichos estilos son los que determinan las conductas que podrías estar llevando a cabo algunas de las veces que comes.

Son tres los estilos de ingesta existentes:

  • Estilo restrictivo: basado en la decisión de llevar a cabo una dieta, bajo los patrones de escasez y prohibición. No puede sostenerse en el tiempo, pues restringir algunos alimentos es preámbulo de desearlos.
  • Estilo emocional: referido al tratamiento de la gestión de aquellas emociones que se sienten mediante la ingesta de alimentos.
  • Estilo de comer externo: cuando se percibe la presencia de alimentos, su olor, aspecto, combinación entre sí y otros factores relacionados.

No es que los estilos de ingesta, en sí, sean un problema. El inconveniente, para ti, se puede dar si desatiendes señales que te da tu organismo o desconectas de estas.

¿Qué es la alimentación consciente?

La alimentación consciente es aquella que propone un modelo de ingesta de alimentos a través del cual puedes relacionar las señales de tu cuerpo con la propia comida, poniendo tu máxima atención sobre ello.

Las tres fuerzas que has de equilibrar para que tu alimentación sea la justa y saludable son:

  • Satisfacción, (por tu bienestar)
  • Cuidado, (atendiendo a tus necesidades a nivel físico, psicológico, emocional y social)
  • Salud, (basándote en una alimentación sana, en la proporción que tu cuerpo necesita)

El Ciclo Formativo de Grado Superior en Dietética y Nutrición te especializa como Técnico/a Superior para abordar esta y otras materias indispensables para asesorar profesionalmente en los aspectos alimentarios que atañen a cualquier tipo de perfil que lo requiera.

Este ciclo forma parte de los estudios correspondientes a Formación Profesional, en los que además dispones de prácticas dirigidas eminentemente a tu inserción laboral para ejercer como dietista / nutricionista.

A continuación, te mostramos un vídeo explicativo sobre alimentación consciente o Mindful Eating, para que puedas entender cómo puedes empezar a controlar tus emociones para disfrutar realmente de la comida, sin tener por qué saciarte erróneamente en momentos inadecuados.

Recuerda que observar tu conducta, puede ayudarte a establecer relaciones más productivas contigo mismo/a y con tu alimentación, sin dejarte llevar por la falta de control.