Actividades deportivas para cuidar el medio ambiente ¿es posible?

En diversos foros de expertos en actividades físico deportivas en el medio natural se lleva tratando el tema del cuidado del medio ambiente a través de las actividades deportivas, es lo que algunos llaman la unión entre la educación deportiva y la educación ambiental. A día de hoy y gracias a los itinerarios que siguen determinadas empresas de actividades deportivas en entornos rurales, así como el apoyo de la propia administración, somos conscientes de que se puede llegar a que ambas iniciativas vayan de la mano.

hacer deporte con el medio ambiente

La educación ambiental es una cuestión transversal para muchos profesionales que comparten su pasión por el deporte en el entorno natural de manera responsable. No es de extrañar encontrar montañistas que además de disfrutar de la naturaleza procuren cuidarla, no solo no arrojando basura sino incluso recogiendo los residuos que otros menos concienciados con el cuidado del medio puedan dejar.

El desarrollar iniciativas donde las actividades deportivas se orienten a cuidar el medio ambiente, o actividades de cuidado del medio ambiente que tengan un gran componente deportivo es posible, puesto que los valores a desarrollar en ambas iniciativas pueden conseguir que los usuarios que disfrutan frecuentemente de la naturaleza lo hagan de manera responsable y en base a actitudes de respeto y conservación del entorno natural.

En este sentido, lo deportes de aventura desarrollados en espacios naturales tienen un papel muy remarcado porque su repercusión y la erosión de determinadas actividades puede condicionar en cierto modo la conservación de espacios naturales. Consiguiendo la concienciación de las empresas que promuevan esas actividades de aventura, podremos llegar a tener un control más o menos de los usuarios que recorren muchos de los entornos naturales.

La sensibilización y la concienciación son dos cuestiones muy a tener en cuenta en estas iniciativas, por lo que los hábitos el reducir el coste medioambiental de las actividades deportivas está en nuestra mano ¿por qué no dar el salto a un turismo rural más sostenible?