3 errores comunes en nuestra higiene bucal

Cepillarnos los dientes es una rutina que tenemos totalmente interiorizada, desde pequeños hemos aprendido lo importante que resulta cepillarnos los dientes y  hacerlo con la regularidad de entre dos y tres veces al día. Sin embargo existen ciertos errores muy comunes que se pueden cometer cuando pretendemos mantener una buena higiene bucal ¿adivinas cuáles son?

erroresLos expertos lo tienen claro, los problemas más comunes de nuestros dientes están íntimamente relacionados con la buena o mala higiene de nuestra cavidad bucal, no solo dientes, sino que las encías, lengua, paladar, etc, también sufren cuando no tenemos una buena higiene bucal. Uno de los errores más frecuentes que se comenten en opinión de los higienistas bucales es no dedicar el tiempo suficiente al cepillado de nuestros dientes. De esta manera pensamos que con una simple pasada conseguimos llegar a todas las piezas dentales y que hemos efectuado una limpieza completa, sin embargo es necesario dedicar al menos dos o tres minutos al cepillado de dientes, pero mucha gente apenas alcanza el minuto de cepillado.

Otro de los problemas que muchos profesionales de la higiene dental suelen apreciar, es que sus pacientes tienen la costumbre de cepillarse los dientes con demasiada fuerza y dureza. En este sentido, el cepillarse muy fuerte suele provocar problemas en el esmalte de los dientes, llegando en algunos casos incluso a provocar roturas en los dientes y pequeñas muescas. Pero no solo los dientes se ven perjudicados por un cepillado muy agresivo, sino que también las encías pueden sufrir cuando el cepillado se hace con demasiada fuerza, provocando sangrados o problemas en las encías.

Por último, en lo que se refiere a nuestras rutinas de limpieza dental y a los errores que cometemos, no solemos elegir bien la pasta de dientes que realmente necesitan nuestros dientes, al igual que tampoco se elige bien el enjuague bucal que reforzaría nuestro cepillado. Cada boca tiene unas necesidades y no siempre un enjuague o una pasta anticaries tiene por qué ser la solución a todos los problemas, el flúor o las características de hipersensibilidad harían que nuestra elección fuese lo más idónea.