3 Claves en la evolución de la publicidad en los últimos 50 años

Si echamos la vista hacia atrás en el mundo del marketing y la publicidad, vemos que las técnicas publicitarias han evolucionado, han cambiado y se han adaptado a las tendencias sociales, culturales y tecnológicas de cada época. En los últimos 50 años, la publicidad se ha transformado, solo hay que hacer un pequeño research para darnos cuenta que tanto a nivel de estética como de mensaje comunicativo el discurso publicitario es totalmente distinto. Pero ¿cuáles son las principales claves que han hecho que la publicidad cambie tanto? Estamos seguros que muchos expertos en marketing estarán de acuerdo con las tres que nosotros queremos destacar:

El papel de la mujer en la publicidad

Aunque para algunos pueda parecer obvio, el papel de la mujer en la publicidad ha cambiado. Se puede pensar que aún queda mucho por hacer, pero si es cierto que el sexismo extremo en los anuncios ha desaparecido de manera generalizada, incluso debemos apuntar que determinadas marcas se han sumado a la tendencia de defender la igualdad de género a través de sus spots publicitarios. Actuación lógica, esta última, si tenemos en cuenta el desarrollo cultural de nuestra sociedad y que en muchos casos los principales consumidores de estas marcas son mujeres.

De la presentación a la opinión

¿A qué nos referimos con esta tendencia? Pensad por un momento en todas aquellas marcas que utilizaban iconos, mascotas, o “presentadores” artificiales para sus marcas, ellos nos contaban las maravillas del producto. Sin embargo en la actualidad queremos opinión, por eso en los comerciales actuales vemos a personas reales que nos cuentan su propia experiencia con ese producto.

Conexión con la experiencia del cliente

Conectada con la idea anterior, en la actualidad se busca la experiencia propia del cliente. Por eso la tendencia de buscar una conexión emocional con el posible consumidor se ha potenciado enormemente en nuestros días. Ya no solo compramos porque lo necesitamos, sino que queremos sentir lo que compramos  y las marcas han de hacernos atractivas esas compras.